logo red horizontal reducido

1526609377523Sin dudas fue una experiencia única, irrepetible. Hoy veo todo lo que viví y pienso: me hubiese gustado tener la cabeza de ahora en aquel momento...”.

 

La increíble historia de Ronald Huth. Ése podría ser el título de la película de su vida. Porque su relato resulta inverosímil, salido de un guión de Hollywood. Ronald Huth nació en Asunción, Paraguay, hace 28 años y desde pequeño siempre quiso ser futbolista. Debutó muy joven en Tacuary hasta que a los 16 años el destino le abrió una puerta hacia lo desconocido, hacia lo inimaginable. “Habíamos ido a jugar un torneo a Punta del Este, donde hubo una pre selección de chicos para ir a otro certamen, que se disputó en Ibiza. Yo fui, salimos campeones y en ese momento un grupo de ojeadores del Liverpool de Inglaterra seleccionó a ocho pibes, entre los que yo figuraba, para hacer una prueba en el club. Estuvimos dos semanas entrenando allá pero sólo uno iba a fichar. Ése fui yo”, le relata a Olé el protagonista principal del filme, el mismo que hoy estará defendiendo los colores de Sarmiento de Resistencia frente a River, en lo que sumará otro capítulo a su magnífica biografía...

 CtgR9pd7 660x0 2

-Pero volviendo atrás, ¿quedaste en el Liverpool?

-Así como lo escuchás. Firmé por tres años, participé del equipo de Reserva y durante el último año me entrené con el equipo de Primera. Pensá que era muy chico, y creo que en ese momento ni siquiera dimensionaba el lugar en el que estaba, ni con los futbolistas con los que estaba jugando, ni tampoco sabía bien qué hacer o cómo manejarme en la vida. Por eso es que te digo que me hubiese gustado poder tener la experiencia que tengo hoy en día a la hora de tomar decisiones.

“Yo a Masche lo escuchaba mucho, aprendía de cada cosa que hacía y decía. Era bastante reservado pero siempre daba el ejemplo a la hora de trabajar. Me quedó un gran recuerdo”, cuenta el paraguayo sobre su vínculo con el Jefecito.

-De Inglaterra a Chaco, con mil escalas futbolísticas en el medio. Imagino que por eso mirás hacia atrás y te agarrás la cabeza...

-La realidad es que no me arrepiento de nada de lo que viví, ni de las cosas que me pasaron. Sí puedo decir que tal vez me equivoqué a la hora de tomar algunas decisiones. Justo en el momento de renovar mi contrato con el Liverpool por otra temporada tuve problemas con el empresario que me manejaba. Además, allá era difícil debutar en Primera: se lesionaban todos los jugadores menos los centrales... Y bueno, en ese entonces agarré las cosas y me fui a Italia, al Vicenza que estaba en la Serie B. Me fue bien en lo deportivo pero no en lo económico: no pagaban nunca. Entonces no aguanté y me volví a Paraguay.

Año 2010. Otra vez en Tacuary para empezar de cero y así poder volver a desandar el mundo: le llegó la chance de ir una temporada a Grecia (al PAS Giannina) para luego retornar a su tierra y asentarse en Sportivo Luqueño y Olimpia. ¿Bolivia? Bueno, en 2015 pasó al Blooming pero por un ratito nomás. “Me llegó la posibilidad de fichar en el Torquay United de Inglaterra, que estaba en la Cuarta División. Jugué poco, cinco o seis partidos, pero recuerdo un amistoso que tuvimos contra el West Bromwich de Salomón Rondón, quien me felicitó y me dijo que fui la figura”, asegura Huth. El tiempo pasó volando y volando retornó por enésima vez a Paraguay, donde sumó otro club a su CV: fue a Nacional, el último peldaño antes de desembarcar por primera vez en el fútbol argentino. “Hoy estoy acá y me siento feliz. Disfruto mucho de jugar en este club y de haber podido llegar a esta instancia de la Copa Argentina. Enfrentar a River es un desafío muy lindo y estamos preparados para este partido. No es imposible ganarles, de eso estoy seguro. Ya demostramos lo que somos y vamos por otro batacazo. Te digo esto para que no te olvides: no nos den por muertos todavía...”, avisa, envalentonado.

-Te vas a enfrentar a un rival con figuras, con futbolistas de gran técnica, pero imagino que ya te has cruzado con muchos cracks en Europa...

-Gracias a Dios he podido sumar experiencia a lo largo de mi carrera. Compartí vestuario y entrenamientos con Mascherano, con Xabi Alonso, con Arbeloa, con el Niño Torres, con Pepe Reina, con un amigo como Emiliano Insúa... Y sobre todo recuerdo a un futbolista excepcional: Steven Gerrard. Marcaba la diferencia en el Liverpool, y no se equivocaba ni en las prácticas...

DIARIO OLE

Imagenes